MATERIA OSCURA, Ángel Zapata

0


ÁNGEL ZAPATA, Materia oscura, Páginas de Espuma, Madrid, 2015, páginas.
**********
PIEDRA VENCIDA EN EL VIENTO

   No ha terminado.
   Cede sus ojos a la lejanía, tiene a su alrededor herramientas melladas, oye susurros en las sombras.
   Lo inacabable, en él, es lo que le circunda como un límite, es el zócalo inútil de una isla en la extensión de un mar vaciado. Nunca habla de esta soledad, no sabría trasponerla: las escamas desprendidas de las nubes arden sobre él; una palabra se dirige a otra, él no es una palabra. Si aún se ocupa, lo hace fuera de sí, con huellas, con reflejos, con jirones de seres.
   Impura, extrema lasitud donde habitar…
   Ni siquiera desea ver más, pero el triunfo de la noche, el único, es haber abolido los párpados.

VIAJE ESENCIAL, Alejandro Jodorowosky

0


ALEJANDRO JODOROWSKY, Viaje esencial, Siruela, Madrid, 2016, 240 páginas.

**********
Cierra este volumen el Epílogo (pp. 243-245) en el que Antonio Bertoli recuerda el concepto de «poesofía» que anida en la poética de Jodorowsky: «La poesía solicita y transforma la fuerza indgadora del pensamiento en una forma particular, que no es digital sino analógica». En dos de las secciones del libro, Piedras (pp. 9-73) y Nubes (pp. 99-160) predominan los poemas mínimos. Las ilustraciones las aporta Pascale Montandon.
********** 

Este dolor no es mío
es del niño
que reina en mi memoria



TUITS PARA EL SIGLO DE LA GRAN PRUEBA, Jorge Riechmann

0


JORGE RIECHMANN, Tuits para el Siglo de la Gran Prueba. Disparos con parábola, Plaza y Valdés, Madrid, 2017, 144 páginas.
**********
El capitalismo destruye lo que apreciamos para ofrecernos lo que no sabíamos que podíamos desear.
***
Ahí donde cualquier limitación del capricho individual en pro no ya del bien común, sino de evitar un daño directo a terceros, se percibe como una imposición tendencialmente totalitaria, tenemos un gravísimo problema.
***
—A lo mejor en algún momento tendríamos que repensar el Desarrollo —dijo aquella sonriente y hueca calavera.
***
¿De dónde sale tanto ruido? Pero también ¿tanta y tanta música?
***
Hablar de la humanidad como «cáncer de la biosfera» es evasión de responsabilidades –pues las células cancerosas no tienen conciencia, pero nosotros sí.
***
En el mundo 24/7, hasta tener tiempo para uno mismo y los seres cercanos se convierte en un lujo mercantilizado.
***
En el mundo de los caníbales, seguimos tratando de no comer carne.
***
Nuestra meta vital no puede consistir en ser una ruedecilla que funcione correctamente dentro de una maquinaria enloquecida.
***
Aprender de las lecciones del pasado sin quedar presos en las trampas de las violencias del pasado... Es parte de esa tarea sisífica que llamamos ser humano.
***
«Escapadas como sucedáneo de tiempo liberado... Nada de lo que puede ofrecer el capitalismo vale ni como sucedáneo de una vida verdadera.
***
El valor último no puede ser la vida como mera supervivencia, sino la vida digna, lúcida y amorosa.
***
Pidiendo un Samuel Beckett desde dentro.

CIEN VISIONES DE GUERRA, Julien Vocance

0


JULIEN VOCANCE, Cien visiones de guerra, Renacimiento, Sevilla, 2017, 120 páginas.

**********
La traducción de Susana Benet acerca al lector español los poemas breves que Julien Vocance, seudónimo de Joseph Seguin, escribió a partir de su experiencia vital como soldado durante la Gran Guerra; poemas que, en palabras de su traductora, "si bien no cumplen con la métrica tradicional [del haiku], sí que contienen la espontaneidad y asombro de lo inmediato."

**********
Sin duda la muerte
abrió estos inmensos surcos
cuyas semillas son hombres.

PULPO EN SU TINTA Y OTRAS FORMAS DE MORIR, Will Rodríguez

1


WILL RODRÍGUEZ, Pulpo en su tinta y otras formas de morir, Ficticia, México D.F., 2006, 104 páginas.

**********
ASESINATO DE UNA CEBOLLA

   El cocinero partió en dos a la pobre cebolla, pero ésta no sintió pesar; murió satisfecha porque al ser descuartizada hizo llorar al asesino.

IMÁGENES MOMENTÁNEAS, Georg Simmel

0


GEORG SIMMEL, Imágenes momentáneas, Gedisa, Barcelona, 2008, 160 páginas.
**********
VACAS AMARILLAS 

   Ante las puertas de una antigua ciudad hanseática. Amplias, fértiles praderas bajo un cielo de lluvia totalmente poblado de nubes. Aquí y allá rebaños de vacas formando perfectos círculos que, pese a estar en movimiento, parecen echadas o paralizadas. La entera visión del mundo que se tiene en este lugar guarda algo de melancólico; aquélla es muy vasta, pero allí donde alguna vez hay alambrados, los animales también están inmóviles. 
   Una mujer de mediana edad y su hija pasan por delante de mí. La muchachita dice: 
   —Mamá, ¡qué desagradables son las vacas amarillas! 
   La madre: 
   —Sí, hija; pero tampoco hay tantas. 
   La muchacha entonces no supo qué contestar; pero no pareció nada satisfecha. 
   ¡Y tenía razón! Aunque ella misma no sabía evidentemente cuán incomprendidas habían sido sus palabras. La entristecía que semejante deformidad fuera posible, que la naturaleza en absoluto hubiese impedido eso. ¡Y la madre pensaba compensar esa imperfección en la idea de la realidad con la cuestión de la cantidad! Como si no fuera por completo indiferente con qué frecuencia se confirma ese faux-pas de la naturaleza, y no dependiera todo del hecho de que se produzca, de que la naturaleza se haya olvidado de crear la especie de las vacas amarillas, que con un solo ejemplar dan prueba de la no idealidad de los entes tan cabalmente como con miles. Más allá de la realidad, fuera de toda dimensión, moran los arquetipos de los entes; el mito judío los tocó de cerca en los días de la creación del Paraíso, como el mito platónico en el reino de las ideas. En ellos descansa el sentido del mundo, y si los accidentes de la naturaleza se producen incontables veces, esto altera su valor tan poco como el modelo del acuñador de monedas a causa de que éstas resulten más bellas o más feas por usarlas a menudo o cada tanto. Pero este valor de la idea que vive en las cosas queda sumergido en el alma del hombre bajo el burdo cuánto, cuántas veces, como si todas las cosas no fueran más que mero dinero y cuanta cosa hubiera dependiese del cuánto. Pero en la joven muchacha vivía un idealismo, una noción de que el sentido o el sinsentido del mundo habita en las ideas que él produce y no en la cantidad de veces con que lo hace.

UN COLIBRÍ ES EL CORAZÓN DE UN DIOS QUE LEVITA, Marcial Fernández

0


MARCIAL FERNÁNDEZ, Un colibrí es el corazón de un dios que levita, Ficticia, México D.F., 2014, 212 páginas.
**********
ENIGMA

   El  hombre  de  la  isla  desierta  se  convirtió  en  caníbal.
   De entonces data su misteriosa desaparición.
***
Los castillos son las murallas silenciosas del pasado.
***
El origen de las percusiones son los latidos del corazón.
***
Fumar es un acto de ilusionismo en el que el cigarrillo desaparece.
***
El sueño del fabricante de matrioskas es perpetuar el infinito.