AUTOAYÚDATE QUE DIOS TE AYUDARÁ, Carlos Monsiváis

0


CARLOS MONSIVÁIS, Autoayúdate que Dios te ayudará. Aforismos de Carlos Monsiváis, Seix Barral, México D.F., 2011, 154 páginas. Prólogo, investigación y selección de Francisco León.
**********
El Metro es la imagen del mundo felizmente suspendido entre la estación Génesis y la estación Apocalipsis.
***
Con la explosión demográfica toda escritura deviene en taquigrafía.
***
Somos el lenguaje de quienes nos gobiernan.
***
Sólo renunciaré al voyeurismo si me permiten tocar.
***
El instante del triunfador dura más que el día del fracasado.
***
Lo que interesa es salir en pantalla, no decir genialidades.
***
Babel fracasó no por la intención sino por la falta de fondos. 
***
El tigre es nuestra única oportunidad de ser devorados por el gato.
***
Hay que seguir creyendo mientras no consigamos otra fuente institucional de estímulos.

EL LADO DE LOS TARCOS, Estela Porta

0


ESTELA PORTA, El lado de los tarcos, Universidad Nacional de Tucumán, San Miguel de Tucumán, 2014.
**********
 INMIGRANTES I

   Llegó con su cargamento de ilusiones y de miedos. Con sus manos fuertes. Una voluntad que nadó un océano. Y se enamoró de esta tierra negra. Andar y desandar los surcos. Las semillas cayendo de los dedos. El sol dibujaba pentagramas en su piel y él cantó el himno a los primeros brotes. Tantas lunas velaron su desvelo. Don Manolo, el gallego, murió de pena cuando la primera carrada de limones partió para el mercado.

NOTAS SOBRE EL CINEMATÓGRAFO, Robert Bresson

0


ROBERT BRESSON, Notas sobre el cinematógrafo, Era, México D.F., 1979, 128 páginas. 
**********
Estos breves apuntes y aforismos, traducidos por Saúl Yurkiévich, constituyen una excelente poética cuyo alcance no se restringe al cinematógrafo: supone una mirada brillantemente concisa y lúcida sobre los fundamentos de la creación que atañen a cualquier obra de arte.
**********
Controlar la precisión. Ser yo mismo un instrumento de precisión.
***
La terrible costumbre del teatro.
***
Respetar la naturaleza del hombre sin quererla más palpable de lo que ella es.
***
La fuerza eyaculatoria del ojo.
***
Cuando un solo violín basta, no emplear dos.
***
Se reconoce lo verdadero por su eficacia, por su potencia.
***
Escarba en el mismo lugar. No te escurras fuera. Doble, triple fondo de las cosas.
***
Asegúrate de haber agotado todo lo que se comunica por medio de la inmovilidad y el silencio.
***
No corras tras la poesía. Ella sola penetra por las junturas (elipsis).
***
Que los sentimientos causen los acontecimientos. No a la inversa.
***
Elige bien tus modelos para que ellos te lleven donde quieres llegar.
***
Crear expectativas para colmarlas.
***
No mostrar todos los costados de las cosas. Margen de indefinición.

EROSIÓN, Cecilia Aste

0


CECILIA ASTE, Erosión, Macedonia Ediciones, Morón, 2017, 62 páginas.
**********
AHUMADO

   Me encierro en la cocina. Hoy a la noche: carne al horno con… sin papas. Imagino los comentarios que vendrán y me canso antes de empezar. Busco un CD de cuando yo era yo y nadie más. Pongo la música a medio volumen. Mientras canto preparo la carne en una asadera y la llevo al horno. Lavo y seco los platos del mediodía. Tiendo la mesa para no sé cuántos. Canción número tres. De las mejores. Es la voz furiosa la que me apasiona. Sus tonos bien bajos, guturales, casi primitivos. Subo el volumen y sé que no voy a escuchar ni el teléfono ni a nadie. Lo que pasa del otro lado de la puerta me tiene sin cuidado. Bailo y canto como antes, hasta transpirar. Veo mi reflejo en la ventana que da al jardín. Me desconozco. Canción número cuatro. Lenta como la manera en la que se debe asar la carne. Yo la cocino con el tiempo que tengo. Preparo un caldo y un puré artificial. Amas de casa eran las de antes, dirían las mujeres grandes de la familia. Lo repiten en cada reunión. Como defensa busco el libro Recetas Rápidas para la Mujer Moderna. Ojeo la receta. Dice que sazone a gusto la carne de tanto en tanto, con cuidado. A fuego lento. Dos horas de cocción. Me duele la cabeza. Cierro el libro. Levanto el fuego a temperatura bien alta. Quiero quemar la carne hasta secarla. Canción número cinco. La del pub del Bajo Belgrano donde me llevó el chico que manejaba sin registro. En casa se quejaban de mis novios con moto. Dejé de usar mis polleritas cortas para que no vieran las quemaduras de caño de escape en mi pantorrilla. Hay humo en toda la cocina. La carne. Se quema. Miro el track: canción número siete. Saco rápido la asadera del horno. Me quema en las yemas. La apoyo sin cuidado sobre las hornallas. Me enojo. Cierro la puerta del horno con bronca. El ruido que hago no sabe a comida. El olor es insoportable. Con una espumadera de metal reviso la carne. Puteo por el exceso de fuego. La base está negra y pegada. Miro la hora. Hay tiempo. Intento calmarme. La música hace todo tolerable. La pongo al máximo. Canto y abro la ventana para ventilar el ambiente. Enciendo el extractor a máxima potencia. Afuera, los perros vecinos ladran. Desde la casa del fondo me gritan que baje la música. Canto más fuerte; la diez es mi favorita. Me recuerda a las vacaciones más calientes que tuve en Brasil. Sonrío. Desonrío. Me ocupo de la carne. Raspo la parte quemada y la paso a una fuente de vidrio. Conozco el CD de memoria. Queda una sola canción. Lavo la fuente quemada, la seco y la guardo. La cocina ya no tiene humo. Apago el extractor. Se acaba el CD y yo dejo de ser yo y nadie más. Del otro lado de la puerta, escucho. Rutinas. Llaves que abren la puerta. Pasos que bajan la escalera rápido. Saludos. Un maletín sobre un sillón. Abro la puerta de la cocina, apretó STOP en el equipo de música y llamo a comer. 

MANGA POR HOMBRO, Elías Moro

0


ELÍAS MORO, Manga por hombro, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2013, 240 páginas.
*********
PROGRAMA PARA HOY
(Serenata bucólica)

Diana floreada con gallo al fondo y vacas mugiendo.
Coro de perros, opus 28.
Concierto de chicharra y pájaros en sol mayor.
Zarabanda de golondrinas y vencejos.
Danza de murciélagos.
Suite nocturna para mochuelo, cuatro grillos y una rana.
Bis: Solo de lechuza.
2º bis: Repique de cigüeñas.

*********
AFORISMOS DE SEPTIEMBRE
Para Jordi Doce

Si te consideras un hombre bueno, disponte a convertirte en diana.
***
Hoy me duele lo de siempre como nunca.
***
Los que se envuelven en banderas pierden toda perspectiva sensata.
***
Duermo desnudo para que mis sueños no encuentren más obstáculos de los necesarios.
***
En cuanto te conozcas bien a ti mismo, querrás no haberlo hecho.
***
Paseaba su ataúd en la mirada.
***
Las cicatrices del héroe a modo de sangrienta y perenne condecoración.
***
Aliviaba su soledad de todos los días comiendo frente al espejo.
***
Hay risas tan falsas que suenan como campanas tocando a duelo.
***
Siguiendo el dictado de los espejos, las demás cosas empezaron a devolvernos la mirada.

VIDA DE POETA, Robert Walser

0


ROBERT WALSER, Vida de poeta, Siruela, Madrid, 2010, 144 páginas.
**********
La traducción de Juan José del Solar permite leer en español algunas de las piezas más destacadas de la narrativa breve de Walser.
**********
DISCURSO A UNA ESTUFA

   Una vez pronuncié un discurso a una estufa y quisiera transcribirlo aquí hasta donde lo recuerdo de memoria.
   Asaltado por toda suerte de pensamientos iba un día de un extremo a otro de mi habitación. En cierto modo me había extraviado, perdido, y hacía grandes esfuerzos por orientarme de nuevo, lo cual me costaba numerosos suspiros; era, eso sí, absolutamente incapaz de disimular que estaba angustiado.
   Y entonces vi a la estufa sonreír sarcásticamente desde su imperturbable quietud estufesca.
   «A ti no te afecta nada», le grité furioso y con sincera indignación, «no estás sometida a ningún tipo de excitación. La inquietud no te atormenta ni te afligen las calamidades.
   »¿No es acaso cierto, so pasmona e insensible majadera, que al no tener capacidad ni, por lo tanto, necesidad alguna de moverte, te imaginas que vales una enormidad?
   »Como eres una pasmona burda e insensible, te crees grande.
   »¡Vaya grandeza!
   »Como desconoces cualquier tipo de tentación, te crees una mujer modelo.
   »¡Vaya feminidad!
   »No sentir nada, contonearse como una osa gruñona o una elefanta parece ser tu concepto de feminidad.
   »Como nunca en tu vida has pensado en algo más profundo, tienes el descaro de burlarte insensatamente de quienes deben enfrentarse a toda suerte de dudas y escrúpulos.
   »¡Valiente amiga eres tú!
   »Es muy evidente que, hasta ahora, el mundo te ha echado en falta. En ti y en tus semejantes bien puede confiar el mundo.
   »Como no necesitas luchar ni combatir, te consideras perfecta.
   »Como nunca has condescendido en nada ni te has dejado ver allí donde hombres y corazones son puestos a prueba, te figuras estar libre de toda flaqueza, por lo que te permites señalar con el dedo a quienes, arriesgándose a entrar en el campo de batalla, sacan a la luz sus flaquezas y errores.
   »Cobarde rebosante de energías que no se atreve a moverse para no tener que revelar dónde están sus defectos: avergüénzate de no haber tenido que avergonzarte jamás ni un poquito; quien no sabe lo que es dedicarse a una causa justa tiene el corazón cubierto de grasa y la buena voluntad asfixiada.
   »Quiero que sepas que más que cualquier buena reputación me importa mi tarea, para mí más importante que la necia fama de no haberse equivocado nunca.
   »Quien nunca se equivoca es probable que jamás haya hecho nada bueno».

HISTORIAS DE ALMANAQUE, Bertolt Brecht

0


BERTOLT BRECHT, Historias de almanaque, Alianza, Madrid, 1975, 142 páginas.
**********
EL REENCUENTRO

   Un hombre que hacía mucho tiempo que no veía al señor K. le saludó con estas palabras:
   —No ha cambiado usted nada.
   —¡Oh! —exclamó el señor K., empalideciendo.