LIBRO DE LAS HORAS, Rafael Pérez Estrada

0






RAFAEL PÉREZ HORAS, Libro de horas, Ángel Caffarena, Málaga, 1985, 68 páginas.

**********
Las cuatro secciones que componen este libro, Pájaros, De la naturaleza de los Ángeles, Ángeles de la Desesperación y el Abandono y Sombras, contienen esos destellos de belleza a los que acostumbrado al lector los libros de Pérez Estrada.  
**********

Nace el pájaro de la llama
y, encendido,
se evade en la pavesa.

***
El ángel del trapecista padece vértigo.
***
En el cielo un ángel pastorea nubes aborregadas.
***
En el Japón del período Muromachi un joven samurai regaló sus sombra a su Señor, y como la sombra es el ancla del cuerpo, el guerrero, ya libre, voló al infinito dejando tan sólo la cadencia de un haikú amoroso.
***
Cuenta Plinio, el Joven, de un país poblado por sombras sin hombres.
***
Mis labios, volando en el deseo,
han caído en las redes de tus labios.

UN ABECEDARIO DE EL QUIJOTE, Cervantes

0



MIGUEL DE CERVANTES, Un abecedario de El Quijote, Brosquil, Valencia, 2005, 60 páginas.


 **********
Alejandro G. Schnetzer elige grabados de distintos artistas para acompañar pequeños textos tomados de El Quijote organizados alfabéticamente. 
 **********

USANZA

Llegó la de la fuente, y con gentil donaire y desenvoltura encajó la fuente debajo de la barba de don Quijote; el cual, sin hablar palabra, admirado de semejante ceremonia, creyendo que debía ser usanza de aquella tierra en lugar de las manos lavar las barbas, tendió la suya todo cuanto pudo, y al mismo punto comenzó a llover el aguamanil, y la doncella del jabón le manoseó las barbas con mucha priesa, levantando copos de nieve, que no eran menos blancas las jabonaduras, no sólo por las barbas, mas por todo el rostro...

PARTE II

CAPÍTULO XXXII

T. Johannot [Imprenta de Antonio Bergnes, Barcelona, 1839]

ACUS, Geyser Costa

0


GEYSER DACOSTA, Acus, Libros al Albur, Sevilla, 2017.

**********

No privilegies el resultado a su búsqueda; el camino es no encontrar las cosas.
***
La amistad surge del buen tiempo, el amigo del problema en común.
***
No desprecies al desconocido, podría ser el único en cerrarte los párpados.
***
El pasado si duele no es pasado.
***
La gente que uno ama solo envejece en las fotos.
***
Eres, de alguna forma, los amigos que no tienes, las lecturas que te faltan, y el dios que te abandonó.
***
La seducción también consiste en aparentar que quien te importa ya no te interesa.
***
Curioso que la palabra ojo tenga también nariz.
***
La ingratitud la inventaron los hijos.
***
Un escritor no pertenece a un país, sino a un espacio. Y ese espacio lo conforma la letra, la palabra, es decir, el signo de su habla.
***
Construirse una vida es cuestión de tropiezos.

LA SAL DE LOS DÍAS, Adriana Azucena Rodríguez

0


ADRIANA AZUCENA RODRÍGUEZ, La sal de los días, BUAP, Puebla, 2017.

**********
ABRIL 5. TAL VEZ INICIO DEL HORARIO DE VERANO

   Me secuestraron una hora. De rescate, me exigen siete meses de insomnio.

LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO, Guy Debord

0


GUY DEBORD, La sociedad del espectáculo, Pre-Textos, Valencia, 1999, 184 páginas.

**********
Las ideas pueden mejorarse. El sentido de las palabras participa de esa mejora. El plagio es necesario. Está implícito en el progreso. Se ciñe estrictamente a la frase de un autor, se sirve de sus expresiones, borra una idea falsa y la sustituye por otra adecuada.
***
El espectáculo no es un conjunto de imágenes sino una relación social entre las personas mediatizada por las imágenes.
***
El tiempo general del no-desarrollo humano existe también bajo el aspecto complementario de un tiempo consumible destinado a la vida cotidiana de la sociedad, a partir de esta producción determinada, como un tiempo seudocíclico.
***
Cuando el arte independizado representa su mundo con brillantes colores, un momento de la vida ha envejecido, y no es posible rejuvenecerlo con esos colores. Solamente se deja evocar en el recuerdo. La grandeza del arte no se hace evidente más que en el ocaso de la vida.
***
El espectáculo, como organización social establecida de la parálisis de la historia y de la memoria, del abandono de la historia erigido sobre la base del propio tiempo histórico, es la falsa conciencia del tiempo.

PRIVADO PARAÍSO, Adolfo García Ortega

0


ADOLFO GARCÍA ORTEGA, Privado paraíso, Endymión, Madrid, 1988, 132 páginas.

**********
LOS SIGLOS DE LA INFANCIA
¿Cuántos siglos caben en las horas de un niño? 
Luis Cernuda

   Como Leiris, tú también puedes hablar de una «metafísica de la infancia». No lo harás como él, en quien lo primero dibujado en su sensibilidad fue la muerte, por aquellas visitas con su madre al cementerio Pére-Lachaise o por los cromos ilustrados de un hechizo naturalista para describir la escena suicida de un rajá y sus muchas esposas. Tampoco tendrá, como en Leiris, tu infancia la presentida madurez que los colores ponen a las cosas, creando así una gama hacia lo decrépito y finito mediante la degradación de los más vivos a los más tenues, de los puros y nuevos a los mezclados e imprecisos. Tu infancia es para ti una metáfora de la quietud, y si regresas a ella con nostalgia, no es para añorar la traslación a sucesos ni a estados físicos (a veces solo queda en tu memoria extasiada un sabor de boca hecho de imágenes, de atisbos, de indicios, de oscuridades y sensaciones caóticas, desgranadas y opacas, inaprensibles y lejanas), sino para desoír la llamada hacia las postrimerías, detener el tiempo y anhelar aquella dilación de sus horas. «Ese caos que es la primera etapa de la vida, ese estado irreemplazable en el que, como en los tiempos míticos, todas las cosas están aún mal diferenciadas, en el que no habiéndose aún consumado la ruptura del micro y del macrocosmos, uno está sumergido en un universo fluido parecido al seno de lo absoluto», escribe Leiris y tú lo secundas fielmente, porque alguien —un camión de mudanzas, unos hombres que no conoces— te ha traído unos muebles —dos sillones, una radio vieja, una vitrina— que pertenecen al pasado, a tu pasado primero, y llegan de una casa deshecha, te corresponden proporcionalmente de un reparto, son ahora tuyos como antes solo eran de una bruma de mitos que habías podido asimilar a los sueños, son tu propiedad por si no te bastara creerlos seguros en el magma perdido que te construyó, cuando el horror de la vida y el éxtasis de la vida se unían, como dice Baudelaire, en un sentimiento contradictorio. 
   Los muebles están ahí y los contemplas. Como dicen los franceses, «tu les connais par coeur», te los sabes de memoria, y piensas que es muy afortunada y exacta esa fórmula. «Conoces por el corazón», «recuerdas», que recordar procede también de «corazón» y es hacer doblemente intensa su función anímica. Ante el decurso de tu experiencia, ante el abultado llenarse de los años, aparecen ahora estos rastros emotivos de cuando nada recubría el poso de las cosas ni era imaginable —¡qué gran estupidez cruel de la vida sería que pudiera imaginarse!— la pertinaz tristeza dueña del alma adulta. La infancia no es un paraíso. Esa cualidad puedes atribuírsela hoy, cuando meditas. En cambio, es para ti la patria de los mitos y de las sensaciones que te han acompañado por siempre. Todo estaba allí, solo que detenido. Metáfora —ahora que reflexionas— de lo inmóvil, de lo enorme paralizado, desde entonces no ha cabido más que veloz muda, metamorfosis de la luz en miedo y de la longitud en soledad. No, no añoras volver, pero persiste el deseo de reiniciarlo todo, de recurrir a lo previo, a lo posible, a lo inexperto. Porque así es. Las atmósferas que no te nombras, el desconocimiento que te hacía ingenuo, la ineptitud para medir el tiempo y la experiencia, su sombra, que te apartaba del «mal melancólico», fueron trozos que desde hoy explican hacia delante y hacia atrás tu vida, tal vez por no existir en ellos la muerte o verla como su huella, del lado de los vivos, igual que en ese cuento de Joyce que tanto te impresionó («Las hermanas», en Dublineses). También para ti, lo mismo que le sucedió a Leiris, el infinito fue una caja de cacao de Holanda, el alma un bizcocho atravesado por una aguja, y lo sobrenatural una chimenea. Miras los muebles, han regresado. Pero tú no, tú ya solo sabes de memoria otra cosa (en tu corazón igualmente, no lo olvides, porque te han salvado tantos versos...) que ha caído de tus labios al cerrar la puerta, tras el adiós a los desconocidos hombres del camión de mudanzas. Otra cosa que ya escribió Quevedo en su Salmo XIX: 

¡Cómo de entre mis manos te resbalas! 
¡Oh, cómo te deslizas, edad mía! 

SIN VUELTA ATRÁS, Kalton Harold Bruhl

0


KALTON HAROLD BRUHL, Sin vuelta atrás, Perseo, Tegucigalpa, 2015, páginas.

**********
MEJORA

   Esta mañana me ha dado un beso. Algo simple para mi gusto, pero un beso al fin y al cabo. Quizás mañana si sigue mejorando, decida aflojarle un poco las ataduras.